logo

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Pingüinera Isla Martillo

La estancia abarca aproximadamente 20.000 hectáreas de montañas, bosques, lagos e islas, y desde la apertura de la ruta en 1978 ha sido manejada como una reserva natural. Dos sitios de la estancia tienen especial protección: “El Parque”, en el casco de la estancia, que fue cercado en 1980, y la Isla Yécapasela (su nombre nativo; en la cartografía actual aparece bajo el nombre de Isla Martillo) e islas adyacentes. Esta isla fue originalmente utilizada por la familia Bridges para ovejas e incluso vacunos, pero estos fueron removidos en la década de 1960, surgiendo una colonia de pingüinos.

En 2009, Yécapasela tiene una colonia de 3.000 parejas reproductivas del pingüino magallánico (Spheniscus magellanicus), 13 parejas de pingüino papúa (Pygoscelis papua) y 155 parejas de cormoranes roqueros (Phalacrocorax magellanicus), que anidan en los acantilados hacia el sur. Esta colonia de pingüinos es la única en las cercanías de Ushuaia y está en continuo crecimiento. La isla es el hábitat perfecto para estos pingüinos, ya que hay muy pocos predadores en el área, abundante comida y el suelo y la vegetación proveen del adecuado refugio para los nidos y crías.

Los pingüinos comienzan a arribar a la isla a principios de octubre para comenzar su ciclo reproductivo anual y cambiar su plumaje. Hacia fines de marzo y primeros días de abril, emprenden su migración hacia el norte, y permanecerán en el mar durante los próximos seis meses.

En la isla también es posible observar skúas (Catharacta chilensis) y otras aves, y ocasionalmente algún pingüino rey (Aptenodytes patagonica).

Para ver los pingüinos:

Desde los catamaranes:  algunos catamaranes visitan la Isla Yécapasela diariamente desde Ushuaia, retornando a la ciudad inmediatamente o bien visitando también el casco de la estancia. Los catamaranes embican (varan) en la playa para observar los pingüinos desde el barco, no siendo posible el descenso a la isla.

Caminar con los pingüinos:  debido a un acuerdo entre la estancia, el Centro Austral de Investigaciones Científicas (CADIC) de Ushuaia y el Gobierno de Tierra del Fuego, cada día se permite el descenso en la isla de 80 personas en cuatro grupos para realizar caminatas con los pingüinos, como parte de un estudio de imanto del turismo sobre estas aves. Por razones de seguridad, esto únicamente se permite con un guía especializado, en un sendero delimitado y bajo normas especificas, que contribuyen a la satisfacción tanto de los visitantes como de los pingüinos. Se observan principalmente los pingüinos magallánicos; los pingüinos papúa son más sensibles, por lo cual sólo es posible avistarlos en la distancia.

La empresa concesionaria es la agencia Pira Tour. Los viajes se realizan únicamente desde la estancia, con una duración de una hora y media aproximadamente (15 minutos de navegación, ida). La excursión se puede contratar desde la estancia o bien tomando el bus de Pira Tour en Ushuaia, pero es necesario realizar una reserva con antelación (www.piratour.com.ar), debido al cupo limitado. Los visitantes que toman la excursión en minibus desde Ushuaia generalmente no tienen tiempo suficiente para visitar la estancia o el Museo Acatushún.

· Estancia Harberton · Tierra del Fuego · Argentina ·